Tributo a la Riqueza.-


Labrador

A vosotros os queda aun el rayo catódico

Para poder salvaros y claro¡ Os importan

Los miles de chinitos trabajando a destajo,

El apaleo de focas, las ballenas grises,

El papel reciclado, las muertes por infarto

O los bosques talados. Y acusáis y acusáis

Y seguís acusando. Y sin mover un dedo

Dejáis que el rayo, digital, ahora

acabe devorándoos.


Y que queréis que os diga.., a mi me da de pronto

La risa selectiva de ver que la memoria

Colectiva ha borrado ya en parte el reciente pasado

Del abuelo Macario que se partió la espina

Podando los olivos desde los doce años

Igual que los chinitos para llenar la tripa

De cebolla y garbanzos.

De los bosques talados

porque había que hacer barcos

para ganarse el pan con las sardinas

De la abuela Marina que llenaba el hatillo

de los niños antes de ir a la mina

a sacar el carbón de los Ingleses.


Pero ahora estamos encima del vallado,

Y desde la atalaya apenas puede verse lo que fuimos,

Solo se ve a lo lejos, como los basileiros talan

la verde selva que es el pulmón del mundo

porque quieren comer aunque sea malvendiendo

la madera. Solo se ve a lo lejos como deshacen

la tierra poco a poco los pobres del planeta.


Mientras ustedes se abren otra lata de cerveza

Y se encienden otro puro, (habano por supuesto),

Para rendir tributo a su riqueza.

1994.-

Análisis.-


a puñaladas

La sensatez no se aplica por igual en los humanos

Los estados depresivos que acompañan

cada una de las circunstancias que vivimos

demuestran que no sabemos enfrentarnos

de igual manera a las cosas que nos pasan.

Quien puede decir entonces si es sensato;

el que ríe o el que llora ante un acto depravado.

A cada cual los biorritmos se le alteran de una forma.

No es más débil el que sufre las tensiones

de la vida cotidiana, que el que piensa que

las tiene dominadas si controla sus acciones.

Poder vivir de ilusiones es lo que nos diferencia

de los otros animales del planeta que habitamos.

Ya dijo Calderón;

que toda la vida es sueño y los sueños, sueños son.

 

Convalecencia.-


La Marmita
Con manos en los ojos recorres mis espasmos

De fiebre tifoidea, escrutas silenciosa

Mis sudores infames. Al tiempo que tu seno

Se desnuda en la sombra.

Crecen mis brazos al infinito abismo

Buscan tu cuerpo en el delirio

Se afanan toscamente en su prisión de sombras

Siento un escalofrió, otra vez más sudores

El color de tus ojos se ha vuelto de esmeralda

En el cruel espejismo de mi alucinación:

!Y ahora¡

!Ancas de ranas, rabo de buey¡

!Cola de gato, cabeza de ratón¡

!Aletas de murciélago¡

!ojo de Poseidón¡

!Sangre de muerto¡,

!Sueños de perdedor¡

Todo da vueltas en la marmita,

con un poco de suerte, será mi salvación.

Maldita seas.-


 

book

Si te contara todo, si fuera eso posible

Si te dijera al menos las cosas que comprendo,

Pero quien sabe luego si acaso tú no existes

Si eres tan solo parte de otro sueño

Desconocido, inútil, tal vez incluso triste.

 

Si acaso no tuvieran un rumbo inevitable

Todos estos papeles que te escribo

Dispuestos a llenar estanterías,

A cubrirse de polvo infatigables

Si supieras que tienes la corriente

Prendida de los ojos, sonreirías.

 

El nuevo Percival.-


el hombre del maletin.- 2

Luego cuando atravieses la llanura

Dejes tu espada al borde de la loma

Te quites la celada,

Y el rictus de la muerte se refleje en tu boca

Luego cuando te acuerdes de Medea

Y pienses en la sangre derramada

que recorre los surcos pedregosos

y recibas la gloria del triunfo.

Luego cuando recorras los caminos

que llevan al Grial, y el rey enfermo

te haga las preguntas adecuadas

y no sepas contestarlas

Aprieta el guantelete con codicia

Si es que aun no has odiado la victoria.

Guardar