Carta de Plinio.- (a Calpurnia)


 

Sienna-Miller

Calpurnia, esposa mía.
Tu sabes como nadie las cosas de la vida,
aunque no fueses madre, fuiste hija
y sabes de las cosas de familia.
De lo que hay que perder para ganar,
de los besos que no se recuperan,
de las adulaciones del destino.

Sabes Calpurnia como hay que desangrarse
para de alguna forma seguir vivos.
Como cuando nos llegan las noticias
aunque sean malas hemos de reponernos.
Sabes muy bien del orden y la fama
de las que se consideran virtuosas.
De las hipocresías que dan de lado
incluso a los amigos mas queridos.

Sabes Calpurnia lo mucho que he querido
cada minuto que he estado contigo.
Esa simbiosis que nos ha reunido
para permanecer constantemente
sujetos uno a otro en el duro camino
de la vida. Tengo que despedirme
ahora te pido, que me sigas soñando
por si acaso allá donde los dioses
me reciban pueda soñar también
con reencontrarnos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s