Cotidianas.-


balazos

 

Llegó con tres balazos

al anatómico forense de Vicálvaro

llevaba en la mochila tres cartuchos

y una “pipa” que no era pa fumar

se le aborbotonó la sangre

entre los labios y no pudo ni hablar

el medico pidió que le pusieran

una vía en vena, y que trajeran

el desfibrilador.

Pero la vida se le iba por los ojos,

por la boca,

en los espasmos y el temblor.

Murió esa tarde pensando

haber grabado una pagina

digna de la historia,

y solo fue reseña en un diario

con tres iniciales separadas

por puntos y sin comas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s