Vidas grises.-


miradas 2

 

Se miran, se descubren en un desasosiego de miradas,

se cruzan, se contemplan, luego se dan la espalda;

se saben de memoria y hace sólo unos cuantos minutos que

se hablan.

Él, vino de la tierra, de la tierra amiga y enemiga.

Sudaba trabajando, soñaba consumiéndose su vida.

Ella estaba en la tierra, en la misma tierra

prometida.

Se miraron de frente, se ocultaron de entrada,

pero más adelante conforme se llega de la noche al alba

fueron declarándose, sin trotes, sin tapujos, vencidas

sus dos almas.

Nadie sintió nada. Él, vino de la tierra, ella ya estaba.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s