Hoy era el dia.-


Hay un final preciso,

desesperado por llegar y arrastrarte,

entre esa polvareda de inexplicables

ritos,

se desdibuja el arco de tus cejas

cuando intentas saber

si te conduce

al lugar

de las sombras,

o quizás por el contrario

te observa disciplinadamente

solo como un objeto

de estudio.

En la hondura del verbo sin palabra

he  desflorado a la virgen

que llevaba conmigo.

Esta larga agonía

solo es la vida.

Nadie nos advirtió que hoy era el día

de volver al infierno.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s