Suicidio permanente.-


 
     Tuve de mi existencia la imagen
     Que me daba el temor a la muerte
    Salí del laberinto donde todo era enorme
    Salí así lo espero de una vida grotesca.
                         Alfonso Costafreda.-

 

Tomo de la repisa la navaja

como cada mañana

después de levantarme

y la acerco a mi cara

solemnemente

en actitud de escorzo

y de degüello.

Miro brotar regueros encarnados,

(y mi rostro tornarse en albero del coso)

se diluyen en agua hasta ser

arrastrados por el negro agujero.

Como cada mañana, me acerco

al sacrificio ufanamente

casi a la espera de encontrar,

tras esas hojas afiladas,

un día de estos la muerte.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s