La Vida por delante.- (Jaime Gil de Biedma)


             La conciencia del vacío que deja un poeta, se siente desde el mismo instante en que anuncian su muerte. Con Jaime Gil de Biedma ese vacío lo sentí mucho antes, justo en el mismo instante en que leí sus poemas póstumos.

En ellos siento como una separación verídica, real de la vida. Son como una despedida anticipada. Como una premonición de su silencio.

Como el mismo decía en uno de esos repasos, en los que se usurpaba de si mismo para darnos un poco de su savia.:”Yo creía que quería ser poeta, pero en el fondo quería ser poema”.

Y lo consiguió:            Aunque sea un instante   

                    …. Así que cada vez que este temor,
                     el eterno temor que tiene nuestro rostro
                     nos asalta, gritamos invocando el pasado
                    -invocando un pasado que jamás existió-
                     para creer al menos que de verdad vivimos
                     y que la vida es mas que esta pausa inmensa,
                     vertiginosa
                     cuando la propia vocación, aquello
                     sobre lo cual fundamos un día nuestro ser,
                     el nombre que le dimos a nuestra dignidad
                     vemos que no era mas
                     que un desolador deseo de esconderse.

                                                    (Compañeros de viaje)

 

Nace en Barcelona en 1929. Convirtiéndose a la postre en uno de los mas grandes representantes de la generación del 50, en una España deprimida y deprimente que el mismo refleja en su poema “Apología y petición” y que muy bien podría hoy servirnos para reconocernos en ella nuevamente:

                        Y que decir de nuestra madre España
                        Este país de todos los demonios
                        En donde el mal gobierno, la pobreza
                        No son sin más pobreza y mal gobierno
                        Sino un estado místico del hombre,
                        La absolución final de nuestra historia

                        De todas la historias de la Historia
                        Sin duda la más triste es la de España
                        Porque termina mal como si el hombre
                        Harto ya de luchar con sus demonios
                        Decidiese encargarles el gobierno
                        Y la administración de su pobreza.

                        Nuestra famosa inmemorial pobreza,
                        Cuyo origen se pierde en las historias
                        Que dicen que no es culpa del gobierno
                        Sino terrible maldición de España
                        Triste precio pagado a los demonios
                        Con hambre y con trabajo de sus hombres
                        

                         A menudo he pensado en esos hombres
                         A menudo he pensado en la pobreza
                         De este país de todos los demonios
                         Y a menudo he pensado en otra historia
                         Distinta y menos simple en otra España
                         En donde si que importa un mal gobierno

                          Quiero creer que nuestro mal gobierno
                          Es un vulgar negocio de los hombres
                          Y no una metafísica, que España
                          Debe y puede salir de la pobreza,
                          Que es tiempo aun para cambiar su historia
                          Antes que se la lleven los demonios

                          Porque quiero creer que no hay demonios
                          Son hombres los que pagan al gobierno
                          Los empresarios de la falsa historia
                          Son hombres quienes han vendido al hombre
                          Los que le han convertido a la pobreza
                          Y secuestrado la salud de España.

                         Pido que España expulse a esos demonios
                         Que la pobreza suba hasta el gobierno
                         Que sea el hombre el dueño de su historia.      
                                                                                    (Moralidades)

 La poesía de la experiencia. Como así se denominó a la obra de los poetas de su generación es una constante en él, que en cierta ocasión dijo en referencia a su obra:” En mi poesía no hay más que dos temas el paso del tiempo y yo”. Y es cierto que en muchos aspectos y en muchos poemas parece ser así, aunque seria muy simplista quedarse en ese dogma sin profundizar un poco más. Puesto que basta leer un poco por encima para darse cuenta de que el trasfondo real abarca, con un subjetivismo lírico y redondo, mucho más allá.

                         Y gusté de algo raro en nuestro tiempo
                         Que es la virtud –clásicamente bella-
                          De soportar la injuria de los años
                          Con dignidad y fuerza.
                                                                               (Moralidades)

 

Poeta de ilimitados recursos y de obra limitada, permaneció mudo durante años, y dado su laboriosa y meticulosa concepción de la poesía, su perfeccionismo, dejó una obra demasiado exigua para los que la admiramos. Si bien esta brevedad en sus escritos nos hace apreciar verdaderamente su largo recorrido, su grandiosidad y su cada vez mas clara percepción de lo que debe ser un poema; que no es más que una forma de decir a fin de cuentas lo que se quiere decir, en ese siempre complejo marco que resulta ser la poesía.

                      Príncipe de Aquitania en su torre abolida

                      Una clara conciencia de lo que se ha perdido
                      es lo que le consuela. Se levanta
                      cada mañana a fallecer, discurre por estancias
                      en donde sordamente duele el tiempo
                      que se detuvo, la herida mal cerrada
                      Dura en ningún lugar este otro mundo
                      y vuelve por la noche en las paradas
                      del sueño fatigoso… Reino suyo
                      dorado, cuantas veces
                      por el pregunta en la mitad del día
                      con el temor de olvidar algo
                      Las horas, largo viaje desabrido
                      La historia es un instante preferido
                      un tesoro en imágenes que el guarda
                      para su necesaria consulta con la muerte
                      Y el final de la historia es esta pausa.
                                                              (Poemas póstumos)

 

 Como bien dice Javier Alfaya en su prologo; sin duda el ultimo libro publicado por Jaime Gil de Biedma “Poemas Póstumos” significa una seria inflexión en su obra. Libro amargo, escéptico, pesimista, incluso con unas cuantas gotas de cierta autocomplacencia. Los viejos mitos parecen haberse difuminado, barridos por el embate de los años. En el se hace visible un cierto cansancio vital y un sarcasmo que se vuelve con agudeza contra él mismo. Como muestra en uno de los poemas más bellos de esta colección titulado:

                                   De vita beata

             En un viejo país ineficiente
             algo así como España entre dos guerras
             civiles, en un pueblo junto al mar,
             poseer una casa y poca hacienda
             y memoria ninguna. No leer
             no sufrir, no escribir, no pagar cuentas
             y vivir como un noble arruinado
             entre las ruinas de mi inteligencia
                                                     (Poemas póstumos)

Ese presentimiento de la muerte que para Gil de Biedma acabó convirtiéndose en  algo más que una evidencia, quizás estaba ya macerándose en sus Poemas Póstumos. Y su mirada era un poco entre sarcástica y burlona, parecida a la (del personaje del agente Gaff, interpretado por Edward James Olmos, que en uno de los momentos, para mi, cumbre del film, se dirige al protagonista de Blade Runner en una de sus últimas escenas, y en referencia a la replicante de la que este está enamorado dice:)

 –   Es una lastima que ella no pueda vivir. Pero ¿Quién vive?

Y sin embargo ya ven Jaime aun vive. Mientras quede alguno de sus libros o suene alguno de sus poemas, o se escriba algo de él: ¡Jaime aun vive¡

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s