Carta a un amigo Romano (Joseph Brodsky)


“Ya ves,  ya hemos recorrido media vida.
Como me dijo un viejo esclavo en la taberna:
Mirando alrededor tan solo vemos ruinas.
Dura opinión lo reconozco pero cierta.”
(Carta a un amigo romano).- De Marcial

Que largo recorrido el de mis ojos, hasta encontrar en una vieja estantería un volumen de Brodsky: El titulado Elegías Romanas y cuanto placer me depararon sus figuras neoclásicas, sus chispazos, pudiéramos decir, de ardor comparativo, con la absurda a veces y lógica otro tanto, realidad que vivimos.

Al gran poeta ruso nacido en Leningrado (actual San Petersburgo) en 1940. La concesión del premio Nóbel en 1987, lo convirtió en un poeta popular aunque no cambió sustancialmente su creación y su labor en la que prosiguió hasta su muerte en Nueva York en 1996. Coincide sin embargo este premio con los primeros cambios en la Unión Soviética y con la lenta aparición de su obra en su país natal.

En el nuestro, yo puede por suerte hacerme con el volumen que arriba nombro unos cuantos años antes.

Haciendo siempre salvedad, en que la traducción puede provocar inversiones muy distintas de una misma obra cuando se lee a poetas de otra lengua, sopeso que las que cayeron en mis manos no fueron en absoluto nada protervas.

“Sopla el viento hoy, las olas se encaraman.
Se acerca el otoño y trocará toda la vista.
Y, Póstumo, ese mudar de tonos llega más al alma
que ver como se cambia de vestido la amiga.
De una doncella gozas hasta un punto cierto,
que no supera el codo, la rodilla.
Cuanta mas dicha en la belleza ajena al cuerpo:
A salvo del abrazo la perfidia.”
(Carta a un amigo romano).- De Marcial

Su obra según leí en muchos comentarios surgía obsesionada en las contradicciones entre el espacio, el tiempo y los sentidos, en un movimiento pendular entre analogía e ironía, presencias de una memoria reimaginada en la profunda soledad del exilio.

“¿Recuerdas Postumo, la hermana que el gobernador tenía?
Aquella delgadita pero de gruesas ancas.
Llegaste a dormir con ella… Ahora es sacerdotisa.
Sacerdotisa, Postumo, y con los dioses habla.
Ven tomaremos vino, de pan acompañado.
O con ciruelas. Me contarás las nuevas.
Te pondré el lecho en el jardín, bajo el cielo despejado
Y te diré como se llaman las estrellas.”

(Carta a un amigo romano).- De Marcial

Me encanta la sensatez que sus versos, escritos del pasado, desbordan y rezuman, como si salieran de cierto, de la boca de Marcial y no de la suya en pleno siglo XX. El cauce de las cosas con símbolos se expresa. Es conocido el arte de la palabra vieja en labios del poeta ruso, su escuela clásica aflora por el pulso de cada letra, de cada melodía. Indiscutiblemente el don de la expresión se alío con este hombre a lo largo de toda su vida. Recondujo el momento hasta la luz misma. Nos enseño un camino para que todos la viéramos

“Tal vez una gallina, en verdad, no llegue a ave,
mas hasta con su seso te lloverán los palos.
Si por fortuna en tierras del Imperio naces,
mejor que vivas junto al mar, en un rincón lejano.
Lejos del Cesar, de fieros nubarrones,
de la adulación, del miedo, la premura.
¿Qué todos sus gobernadores, dices, son ladrones?
Mejor quien roba que aquel que tortura.
(Carta a un amigo romano).- De Marcial

No han cambiado mucho los tiempos, desde la antigua Roma a nuestros días, si es lo que significan estos versos, entre ladrones seguimos y asesinos, hemos cambiado por chaquetas y zapatos, las sandalias y togas. Pero es idéntico y mismo el resultado.
Aunque me haya centrado en estas Elegias Romanas, no quiero llevar a equivoco a quien esto lea. La obra de Brodsky abarca un sin fin de esquemas, un monton de formas y de resoluciones. Esta es solo una mirada concisa, a un solo espacio de su entorno, por supuesto que no al único.

“Mi Postumo, pronto tu amigo amante de las sumas,
su vieja deuda pagará a tanta resta.
Encontrarás dinero bajo el cojín de plumas;
para el entierro al menos basta, me parece
Ve en tu yegua negra donde las heteras viven,
allá, donde la villa alcanza la muralla.
Y págales lo mismo que por su arte piden,
para que por suma igual lloren mi marcha.”
(Carta a un amigo romano).- De Marcial

Se despide Marcial de su amigo Postumo, presintiendo cercana la parca, que le acecha. Yo con menos rigor y más prudencia, esperando otro día si los Idus se apiadan.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s