Fotografía.-


Aparece en mi rostro la persona vacía,
con la expresión helada,
que se va cuidando poco a poco
de llenar cada rincón de nuestra casa.

Se me cruzan ojeras de fatiga
debajo de los ojos
y un reguero de lagrimas circunda
los mares de mi rostro.
Cabeceo grotesco, como un toro encerrado
las paredes que guardan mis recuerdos,
hastiado me desvelo cada noche
mientras te echo de menos.

Y saboreo despacio aquellos ojos
que me hicieron feliz,
aquellas manos que tanto me ayudaron
a vivir. Y así de tarde en tarde,
me pierdo en un papel
que guarda tu sonrisa,
lo único que aún me hace creer
que existe; que todo esto existe…
y que yo estoy aquí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s